Noticias

En esta sección podrá conocer todos los eventos y últimas noticias de nuestra concesión. Le mantendremos totalmente informado.

Hace 90 años: Opel impresionó en la era de los cohetes

Hace 90 años: Opel impresionó en la era de los cohetes

El 23 de mayo de 1928, un futurista coche de carreras con alas laterales recorre el circuito de Avus en Berlín silbando como una bala. Fritz von Opel, de 29 años, nieto del fundador de la compañía, Adam Opel, había puesto en marcha sucesivamente 24 cohetes de combustible sólido situados en la parte trasera de su RAK 2 y pasó como un rayo delante de las abarrotadas gradas dejando una estela de fuego. Los 3.000 espectadores enloquecieron cuando el coche negro brillante en el que aparecía el nombre Opel se detuvo: Fritz, «el Cohete» de Rüsselsheim, había establecido el nuevo récord de velocidad alcanzando los 238 km/h.Opel impresionó en la era de los cohetes delante de las cámaras de televisión, y estableció las bases para los vuelos espaciales tripulados.

El Opel RAK 2 se diseñó especialmente para intentar batir el récord de velocidad en el Avus. Se basaba en el chasis del Opel 10/40 y era una versión perfeccionada del RAK 1 en muchos aspectos. Era más largo que su predecesor, con una longitud de 4,88 metros, se había mejorado la aerodinámica, las alas superiores eran más grandes y llevaba 24 cohetes de combustible sólido que desarrollaban un empuje de seis toneladas. Por lo demás, se mantuvo la ignición eléctrica secuencial de las cargas mediante un pedal en el suelo. El coche de carreras de aspecto futurista y 560 kg de peso carecía de motor y de transmisión.

Estimulados por el éxito en Berlín, Fritz von Opel y Friedrich Sander continuaron experimentando. El 23 de junio de 1928 establecieron un nuevo récord de vehículos sobre raíles al alcanzar los 256km/h con la vagoneta impulsada por cohetes Opel RAK 3. Después de realizar pruebas con una motocicleta, la legendaria Opel Motoclub, dirigieron su atención a la aviación.

El 30 de septiembre de 1929 logran otra hazaña precursora: el primer vuelo propulsado por cohetes del avión de alas elevadas Opel-Sander RAK1, fabricado por Julius Hatry. Poco después, la Gran Depresión puso punto final a los experimentos con cohetes de Opel y la compañía centró su capacidad en el desarrollo de vehículos.

Sin embargo, a día de hoy, el espíritu innovador y la competencia técnica siguen siendo los pilares fundamentales de Opel. La investigación y el desarrollo de nuevas tecnologías de propulsión es aún uno de los objetivos más importantes de la compañía, quizá ahora más que nunca en una época marcada por las energías renovables.